toma de decisiones

¿Qué es la toma de decisiones? Procesos, tipos y ventajas

En nuestra vida diaria tomamos decisiones constantemente. Casi cada acción que realizamos, lleva asociada una decisión que hemos decidido elegir tras realizar un proceso de elección en el que entran en juego diversos factores.

Pero, ¿qué es la toma de decisiones? ¿cuál es el proceso que seguimos para llevarlas a cabo? ¿Existen diferentes tipos de toma de decisiones? ¿Por qué puede ser interesante conocer dicho proceso para el marketing?

A lo largo de este nuevo post voy a intentar mostraros por qué nos puede resultar útil conocer este proceso y poder aplicarlo en el trabajo, durante reuniones con compañeros o clientes, o incluso en nuestro día a día.

1. ¿Qué es una toma de decisiones?

Antes de hablar del momento en el que llevamos a cabo la toma de una decisión, sería importante definir lo que entendemos por decisión.

Si nos fijamos en la definición que nos da la RAE, una decisión puede ser entendida como:

  1. Determinación, resolución que se toma o se da en una cosa dudosa. 
  2. Firmeza de carácter.

Wikipedia, por su parte la define como: “producto final del proceso mental-cognitivo específico de un individuo o un grupo de personas u organizaciones, el cual se denomina toma de decisiones, por lo tanto es un concepto subjetivo. Es un objeto mental y puede ser tanto una opinión como una regla o una tarea para ser ejecutada y/o aplicada”.

Así, podemos definir una decisión como aquella alternativa que es seleccionada cuando un sujeto tiene que elegir entre varias opciones diversas o que suponen un conflicto.

Características de la decisión

Según las definiciones explicadas más arriba, podemos establecer una serie de características:

  • Estamos ante un proceso racional que necesita de realizar un estudio que recoja las ventajas e inconvenientes de cada una de las alternativas existentes.
  • Unido a ese proceso racional, la persona que tiene que decidir tiene entre manos un asunto o cuestión concreta. Esta cuestión puede ser: solucionar un conflicto, resolver una situación concreta, etc.
  • La elección que lleva a cabo la persona tiene lugar entre diversas posibilidades. Estas posibilidades pueden ser conocidas a priori o que necesiten una investigación previa.

 

2. ¿Cómo es el proceso de toma de decisiones?

Antes de conocer cómo es dicho proceso, es importante tener en cuenta que tiene como objetivo principal conseguir que la elección dé el mayor beneficio posible a quien tiene que decidir. 

En este proceso se pueden identificar 4 fases:

  1. Fase de inteligencia o identificación: En esta primera fase descubrimos la necesidad de tomar una decisión. Lo primero que se lleva a cabo es la identificación del problema (lo que requiere de un análisis del entorno y todo aquello que pueda influir). Para ello se deberá recopilar tanta información como sea posible. Estamos ante una etapa muy importante, ya que de ella va a depender la calidad de la decisión: la identificación y definición del problema determinará su resolución. Aunque parezca algo muy sencillo, ocurre con frecuencia que el problema lo identificamos equivocadamente o confundimos los síntomas con el problema, por lo que en esta fase es realmente necesario realizar un estudio minucioso y detallado de la situación que conduzca hasta la identificación de las causas del mismo.
  2. Fase de diseño: Una vez que hemos identificado el problema, llega el momento de identificar las soluciones posibles a ese problema. La búsqueda de alternativas debemos de hacerla sin prejuicios y con una mentalidad abierta, evitando así aceptar la primera alternativa que encontremos o que nos parezca más fácil o evidente. De esta manera es posible que aumentemos las posibilidades de encontrar una solución efectiva y realmente adaptada al problema que se nos ha planteado.
  3. Fase de selección: Llegamos a la fase de selección. Aquella en la que escogemos un curso de acción de entre todos los que existen. Para ello es necesario que realicemos un análisis y una evaluación de los que existen y extraer: cuáles son los resultados a los que puede conducirnos, cómo de coherente es con respecto a nuestro objetivos, qué posibilidades nos ofrece ese camino, cuáles son los recursos que vamos a necesitar, y especialmente, qué incidencia puede tener sobre nosotros o sobre nuestra empresa.
  4. Fase de revisión: Se trata de una fase de control que tiene como objetivo principal verificar si todo está sucediendo como teníamos previsto que fuese o si, por el contrario, hay algo que no esté bien y requiera tomar las medidas necesarias para reorientar el proceso. Esta fase es muy útil no sólo para conocer cómo está desarrollándose el proceso, sino que también nos sirve para redefinir el problema o la solución que hemos seleccionado, dando lugar a nuevas decisiones.

 

Proceso toma de decisiones

No debemos olvidar que estamos decidiendo constantemente y que deberíamos de tomar decisiones valorando todas las opciones posibles. Cuando el problema que nos ocupa es fácil o se encuentra en un rango asumible dentro de nuestra zona de confianza, su resolución no nos resultará muy complicada. Incluso puede suceder que jamás nos hayamos parado a pensar en él como en un proceso mental que hemos realizado.

Sin embargo, la situación se complica cuando estamos ante un conflicto nuevo o un problema aunque es conocido ahora no nos sirve la misma solución que tomamos anteriormente.

Por ello, resultará muy recomendable pararse en cada una de las fases anteriormente explicadas y deducir todos y cada uno de los elementos existentes y que puedan ayudarnos a tomar una decisión.

¿Existen diferentes tipos de decisiones?

La respuesta es sí. Y van a depender de los diferentes tipos de problemas que nos encontremos.

Diferentes tipos de problemas

Es posible clasificar los problemas en dos grandes grupos:

  1. Problemas estructurados: Son aquellos que ya han sido definidos y pueden ser tratados con métodos de resolución suficientemente probados y ya tratados. Por ejemplo, el plan de actuación que debe seguir el Community Manager de una empresa ante una situación de crisis en RRSS.
  2. Problemas no estructuradosA diferencia de los anteriores no tienen una estructura adecuada para poder ser solucionados mediante un método de resolución previo, ya que hacen referencia a una situación nueva para nosotros. Por su naturaleza son muy difíciles de definir, ya que pueden ser vistos desde diferentes perspectivas y con diversas definiciones. Tienen como consecuencia varias soluciones para el mismo problema.

 

3. Tipos de decisiones

Al igual que sucede con los diferentes tipos de problemas, podemos diferenciar entre las decisiones programadas y las decisiones no programadas.

  • Decisiones programadas: Este tipo de decisiones se emplean para dar solución a los problemas estructurados. Disponen de un procedimiento o un criterio establecido que hacen más fácil su ejecución. De tal forma que no es necesario tratarlas de nuevo cada vez que hayan de ser adoptadas (por ejemplo, formulación de pedidos a proveedores, pagos a empleados, etc.). Se trata de decisiones que dejan poca libertad a quien decide, ya que la organización ha establecido de antemano qué es lo que el individuo puede o no puede hacer ante esa situación.
  • Decisiones no programadas: En el caso de las no programadas, son aquellas que se llevan a cabo para dar resolución a problemas no estructurados. Son decisiones que tomamos ante problemas nuevos y problemas de gran trascendencia. No existen métodos preestablecidos para su adopción. Exigen por parte del individuo mucha creatividad  (tanto en el análisis de la situación problemática como en la búsqueda de soluciones).

Tipos de decisiones

Podemos tener en cuenta otra clasificación, muy utilizada a la hora de hablar de la toma de decisiones, que se realiza teniendo en cuenta el alcance de las decisiones, y  da lugar a tres categorías:

  • Decisiones estratégicas: De gran trascendencia e importancia para la organización, tanto por los recursos que involucran como por su prolongación en el tiempo. Son aquellas decisiones que van a definir la situación de la empresa a largo plazo. Se adoptan ante los problemas no estructurados, por lo que son decisiones no programadas. Por ejemplo: qué RRSS se van a trabajar, hacía qué tipo de público nos queremos dirigir…
  • Decisiones tácticas: Su alcance es medio. Suelen afectar a un área específica o departamento concreto. Son decisiones para hacer frente a problemas semiestructurados, como por ejemplo el diseño de una estrategia de publicidad en RRSS durante un evento concreto.
  • Decisiones operativas: Son decisiones que hacen referencia a la puesta en práctica (para problemas estructurados) y que son aplicadas de forma rutinaria. Por ejemplo, la monitorización de y gestión de RRSS.

Alcance de las decisiones

4. Ventajas de conocer el proceso de decisiones

Como hemos explicado anteriormente, tomamos decisiones cada día en nuestras acciones más cotidianas, tanto en nuestros ámbito personal como profesional.

Conocer los diferentes tipos de problemas que pueden surgir, así como los diferentes procesos por los que pasa una decisión, puede ser determinante para:

  • Establecer nuestra estrategia y decidir los pasos a seguir, teniendo en cuenta su relevancia y la extensión en el tiempo.
  • Saber en qué momento exacto del problema nos encontramos y replantearnos los pasos a seguir para solventarlo.
  • Orientar las decisiones a los objetivos que queremos conseguir en todo momento.

Y tú, ¿consideras que es importante conocer el proceso de toma de decisiones? ¿Cómo crees que puede ser relevante para tu trabajo o proyecto?

Cuéntamelo en los comentarios.

Sin comentarios

Deja tu comentario

Acepto la política de privacidad

RESPONSABLE: Tamara García Moreno. FINALIDAD PRINCIPAL: Poder contestarte al mensaje que me envíes a través de este formulario de contacto. LEGITIMACIÓN: Basada en tu consentimiento. DESTINATARIOS: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Los datos facilitados están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo “Privacy Shield”. DERECHOS: Podrás acceder, rectificar y suprimir los datos enviando un mail a contacto@maragmoreno.com. INFORMACIÓN ADICIONAL: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la Política de Privacidad de esta web. *

Pin It on Pinterest

Share This

Suscríbete a mi blog

* indicates required
Consentimiento *

Tu mensaje se ha enviado correctamente

¡Hola! Este sitio web utiliza cookies tanto propias y de terceros para analizar tu navegación y ofrecerte un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar