redes comunicacion formal

El proceso comunicativo: ¿qué es y qué factores intervienen?

Comunicar algo es una acción que realizamos constantemente en el desarrollo de nuestra vida diaria. Desde los mensajes que enviamos a través de WhatsApp, pasando por las fotos que compartimos en Instagram, o simplemente cuando mantenemos una conversación cotidiana con nuestra familia, amigos, … Parece que la habilidad comunicativa es algo que es innato en el ser humano. Toda persona dispone de la capacidad de poder transmitir información a los demás.

Pero, ¿realmente conocemos cómo funciona este proceso? ¿Basta simplemente con poder «hablar» para saber comunicar? ¿Qué se debe conocer para comunicar?

1. La comunicación

Entendemos como comunicación la actividad que consiste en intercambiar información entre dos o más participantes, con la finalidad de trasmitir un mensaje determinado, a través de un canal, y con un sistema compartido de signos y normas semánticas.

1.1. Elementos de la comunicación

El esquema más básico de comunicación nos dice que para la trasmisión de un mensaje tienen que existir los siguientes elementos:

  • Emisor
  • Receptor
  • Mensaje
  • Canal
  • Lenguaje o código compartido por las partes implicadas
  • Contexto en el que tiene lugar dicha transmisión

comunicación

Sin embargo, este proceso comunicativo, en apariencia simple, no suele serlo en realidad.

Esto se debe a que existen diferentes tipos de comunicación; así como diferentes tipos de emisores y receptores, contextos y códigos, canales y mensajes, que los participantes del intercambio comunicativo deben tener en cuenta.

Numerosas teorías a lo largo de la historia han intentado dar explicación al proceso comunicativo y a cada uno de sus elementos, dejando patente la gran dificultad y complejidad de cada uno de ellos, tanto de forma individual, como en conjunto.

Si hacemos un análisis más exhaustivo del concepto mismo de comunicación, podemos ver que este se caracteriza por su enorme polisemia y la dificultad que conlleva, por lo tanto, su definición.  Esto se debe a que se ha analizado desde diferentes puntos de vista y disciplinas con orientaciones divergentes.

El emisor

El emisor del mensaje puede ser una única persona, un grupo de personas o una máquina. Es el punto de partida de la información que se quiere transmitir.

También podríamos definirlo como fuente de origen del mensaje.

El emisor tiene que conocer muy bien al receptor del mensaje; así como el código que deben compartir ambos, el contexto y el canal más efectivos para que el proceso comunicativo se transmita con éxito y sea plenamente entendido.

El receptor

En el caso del receptor ocurre lo mismo. Podemos estar dirigiéndonos a una sola persona o a un grupo.

Son los destinatarios de la información, que es dirigida y orientada hacia ellos, teniendo en cuenta sus características, deseos y necesidades.

Mensaje

Es el contenido o fin que se quiere dar a conocer por parte del emisor hacia el receptor. Está construido teniendo en cuenta el contexto, el canal y el código compartido entre los sujetos de la información.

El mensaje debe ser claro y estructurado, respondiendo a las finalidades para las que ha sido creado. Si el emisor no conoce bien a los sujetos hacia los que lo dirige, y no tiene claro el objetivo principal del mismo, posiblemente estemos ante una información que no va a ser entendida, ni va a producir ningún resultado entre los receptores del mensaje.

El mensaje puede ser de diversos tipos, en función de la finalidad que se quiera conseguir con su transmisión. Y según su objetivo, tendrá que ser creado de una forma u otra.

Código

Es el conjunto de elementos que tiene un significado compartido entre emisor y receptor.

El código puede estar compuesto de elementos escritos, verbales o gestuales, que son comprendidos y comprensibles para las personas que participan en el proceso comunicativo.

Al ser un conjunto con significado común, requiere un acuerdo entre las mismas para su uso. Dicho acuerdo puede ser establecido de forma implícita o explícita.

Canal

Es el medio o soporte a través del cual se lleva a cabo el intercambio de comunicación. Dependiendo del tipo de comunicación que establezcamos, emplearemos un canal u otro.

Contexto

Llamamos contexto al conjunto de condiciones en las que se desarrolla la comunicación. Hace referencia al tiempo, al espacio y a las condiciones socioculturales que envuelven a lo sujetos.

Ambos sujetos deben ser partícipes del mismo contexto, o entenderlo para que el mensaje sea comprendido y entendido de la misma forma por los interlocutores.

El contexto da información a emisor y receptor, y es una fuente complementaria al mensaje.

1.2. Perturbaciones en el proceso comunicativo

Las barreras de la comunicación

Unido a la complejidad de los elementos comunicativos, debemos tener en cuenta que existen otras interferencias que pueden hacer difícil la comprensión del mensaje que queremos transmitir.

Estas interferencias son conocidas como barreras de la comunicación. Conllevan una pérdida de información denominada arco de distorsión, que refleja el cambio que experimenta el mensaje desde lo que el emisor «quiere decir» y lo que realmente «entiende e interpreta» el receptor.

Podemos diferenciar básicamente tres tipos de barreras o interferencias:

  1. Barreras psicológicas
  2. Barreras físicas
  3. Barreras semánticas
Barreras psicológicas

También pueden ser denominadas barreras personales. Esto se debe a que son producidas por las personas que participan en el proceso comunicativo (interfieren las emociones humanas).

Entre las barreras personales o psicológicas se encuentran:

  • Estereotipos: Son muy comunes en nuestra vida diaria. Un estereotipo es el esquema mental por el que acabamos atribuyendo a una persona las supuestas características del grupo en el que lo hemos ubicado y etiquetado.
  • Efecto Halo: Se trata de la acción que realizamos cuando usamos un rasgo específico de una persona,  que puede ser positivo o negativo, aplicándolo a la persona en su conjunto. Es decir, es el juicio previo que llevamos a cabo sobre una persona, teniendo en cuenta únicamente nuestra primera impresión. Por ejemplo, si para nosotros la persona que tenemos delante es guapa y atractiva, acabamos atribuyendo una serie de características positivas, realizando una generalización. Y lo mismo sucede a la inversa, cuando consideramos que una persona no es muy amigable, tendemos a asociar características negativas.
  • Proyección:  Es aquella acción a través de la cual atribuimos   los propios gustos, preferencias, valores o rasgos de nuestra personalidad a otra persona.
  • Percepción selectiva: Consiste en obtener conclusiones parciales que son favorables para nuestros objetivos o deseos, obviando lo que no nos interesa.
  • Defensa perceptiva:  Se trata de un mecanismo de defensa que consiste en emplear los modos propios y característicos de entender el mundo cuando sucede algo que va en contra de nuestras expectativas.
  • Inferencia:  Es un proceso a través del cual deducidos una cosa de otra añadiendo o completando la información incompleta que hemos recibido.
barreras físicas

Estas interferencias están relacionadas con el ambiente en el que se desarrolla la comunicación. Puede tratarse del ruido que haya en un determinado lugar, impidiendo que el mensaje sea escuchado perfectamente; los cortes de red cuando estamos conectados a Internet, o incluso las interferencias existentes en una llamada telefónica, que nos impide escuchar con precisión.

Serían todas aquellas dificultades que tienen lugar en el ambiente físico de la comunicación.

barreras semánticas

Hacen referencia a aquellas barreras derivadas de una interpretación incorrecta de los signos y símbolos, debido a que estos pueden ser entendidos de diferente forma (a consecuencia de su polisemia).

¿Cómo superar las barreras comunicativas?

Independientemente de la finalidad que busquemos con el mensaje a transmitir, el objetivo prioritario es su comprensión por parte del receptor (o receptores) al que nos dirigimos.

Por ello, resulta muy importante tener en cuenta qué son las barreras comunicativas y cómo podemos superarlas. A continuación, hablaremos de seis consejos que pueden ayudarnos a alcanzar tal fin:

  1. Emplear la retroalimentación: La mayor parte de los problemas comunicativos tienen su origen en malentendidos o interpretaciones erróneas de lo que recibimos. Una muy buena forma de evitarlo es pedir retroalimentación de nuestro mensaje, para así saber de qué forma se ha entendido y cómo se ha comprendido.  Esta retroalimentación puede ser verbal, mediante frases que apelen a su atención; o no verbal.
  2. Simplificar el lenguaje: El lenguaje es algo muy complejo que si no estructuramos de forma clara y entendible, puede convertirse en una barrera grave para el proceso comunicativo. el emisor es el encargado de conocer previamente al receptor o receptores, y en este conocimiento previo debe adaptar el mensaje a sus necesidades y capacidad de comprensión.
  3. Escuchar activamente: Escuchar supone mucho más que oír. Exige un esfuerzo intelectual y requiere concentración absoluta. Tenemos que tener en cuenta que una persona suele hablar a una velocidad de 150 palabras por minuto, mientras que nuestra capacidad de escuchar es de 1.000 palabras por minuto. La diferencia existente deja al cerebro  tiempo libre y da a la mente oportunidades de divagar. Por tanto para que la escucha sea activa y adecuada, el receptor debe ponerse en el lugar del emisor y viceversa, con el único objetivo de entenderse y comprender el mensaje perfectamente.
  4. Observar la comunicación no verbal:  Nuestros gestos y nuestra forma de comportarnos, da una gran cantidad de información a nuestros interlocutores. Mucho más que las palabras. Por tanto, es muy importante vigilar nuestra comunicación verbal para que esta concuerde con la verbal y no exista una contradicción.
  5. Controlar las emociones: Esto resulta muy importante. Casi nunca somos capaces de comunicar objetiva y racionalmente, sino que nuestras emociones están presentes en numerosas ocasiones. Por ello es muy importante tener en cuenta que existen momentos en las que estamos menos predispuestos a escuchar o a llevar a cabo el proceso comunicativo (por estar enfadados, tristes…)  Por experiencia sabemos que existen momentos en los que podemos interpretar incorrectamente el mensaje, o simplemente ser incapaces de expresarnos con claridad y precisión. Ante estas situaciones, lo mejor que podemos hacer es aplazar la conversación hasta que recobremos el control de la situación, y evitar así crear una barrera entre los participantes del intercambio.
  6. Empatizar: Probablemente estemos ante la mejor forma de evitar y poner fin a las barreras comunicativas. Cuando somos capaces de ponernos en el lugar de la persona que nos habla, podemos imaginar cuáles son sus deseos con respecto a nosotros, cómo se siente, qué actitudes y gestos nuestros podría molestarle, qué espera de nosotros… y teniendo en cuenta todo esto, poder actuar en consecuencia.

1.3. ¿Por qué es importante conocer todo esto?

Como hemos explicado anteriormente, el mundo actual requiere y se basa en la comunicación. Independientemente del objetivo que queramos conseguir con nuestro mensaje (fin informativo, comercial…), resulta muy interesante conocer cómo funciona el proceso comunicativo y cuáles son los factores que intervienen en él.

Un mayor conocimiento de cada uno de los elementos que participan en la comunicación, nos dará pautas adecuadas y adaptadas, para que podamos empatizar y adaptarnos mucho mejor, tanto las necesidades de nuestros receptores, como a la consecución de los objetivo previamente marcados por nosotros.

proceso comunicativo

 

Y vosotros, ¿qué pensáis? ¿os parece interesante?

 

 

 

5 comentarios

Deja tu comentario

Acepto la política de privacidad

RESPONSABLE: Tamara García Moreno. FINALIDAD PRINCIPAL: Poder contestarte al mensaje que me envíes a través de este formulario de contacto. LEGITIMACIÓN: Basada en tu consentimiento. DESTINATARIOS: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Los datos facilitados están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo “Privacy Shield”. DERECHOS: Podrás acceder, rectificar y suprimir los datos enviando un mail a contacto@maragmoreno.com. INFORMACIÓN ADICIONAL: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la Política de Privacidad de esta web. *

Pin It on Pinterest

Share This

Suscríbete a mi blog

* indicates required
Consentimiento *

Tu mensaje se ha enviado correctamente

¡Hola! Este sitio web utiliza cookies tanto propias y de terceros para analizar tu navegación y ofrecerte un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar